SINDROME HUTCHINSON-GILFORD

FUENTE: MANUAL PROGERIA RESEARCH FOUNDATION

https://www.progeriaresearch.org/patient-care-and-handbook/

¿Qué es el síndrome de progeria de Hutchinson-Gilford (HGPS o progeria)?

La progeria también se conoce como síndrome de progeria de Hutchinson- Gilford (HGPS). Fue descubierta por primera vez en 1886 por el Dr. Jonathan Hutchinson y en 1897 por el Dr. Hastings Gilford.

La progeria es un síndrome raro y mortal de “envejecimiento prematuro”. Se denomina síndrome porque todos los niños tienen síntomas muy similares que “aparecen juntos”. Los niños tienen un aspecto asombrosa- mente similar, aunque la progeria afecta a niños de orígenes étnicos dife- rentes. Si bien la mayoría de los bebés con progeria nacen con un aspecto saludable, comienzan a presentar muchas características de un envejec- imiento acelerado a los 18-24 meses de edad, o incluso antes. Los signos de la progeria incluyen incapacidad de crecimiento, pérdida de grasa cor- poral y pelo, cambios en la piel, rigidez de las articulaciones, dislocación de las caderas, ateroesclerosis generalizada, enfermedad cardiovascular (del corazón) y accidentes cerebrovasculares. Los niños con progeria mueren de ateroesclerosis (enfermedad cardiaca) o de un accidente cere- brovascular en promedio a los 13 años de edad (con un rango de vida de aproximadamente 8-21 años). Asombrosamente, el intelecto de los niños con progeria no se ve afectado, y a pesar de los cambios físicos en sus jóvenes cuerpos, estos niños extraordinarios son inteligentes y valientes, y están llenos de vida.

¿Qué causa la progeria?

Después de una intensa búsqueda científica, en abril de 2003, un grupo de investigadores que trabajaban juntos por medio del Consorcio Genético deThe Progeria Research Foundation (PRF), así como un grupo francés de investigadores, descubrieron el gen para el HGPS. El gen responsable por el HGPS se denomina LMNA. Un minúsculo error ortográfico en la secuencia del ADN del LMNA es responsable de la progeria. Este tipo de cambio del gen se denomina mutación puntual. El gen LMNA normalmente fabrica una proteína denominada lamina A, una proteína importante para la mayoría de las células de nuestros cuerpos. La lamina A se encuentra en el núcleo de la célula (la parte de cada célula que contiene el ADN) y ayuda a mantener la forma y la función de la célula.

En la progeria, la mutación del LMNA causa que el gen produzca una proteína anormal de lamina A denominada progerin. En los niños con progeria, muchas células del cuerpo tales como los vasos sanguíneos, la piel y los huesos fabrican la proteína progerina. A medida que crecen los niños, se acumula la progerina en estas células, ocasionando una enfermedad progresiva. El descubrimiento de esta nueva proteína denominada progerina nos ha permitido comprender por qué los niños con progeria envejecen antes de tiempo, y nos condujo por un camino hasta obtener los primeros estudios de tratamiento farmacológico para la progeria (consulte Estudios de tratamientos farmacológicos, sección 19). También sabemos ahora que los cuerpos de todas las personas fabrican progerina, si bien en cantidades mucho menores en comparación con los niños con progeria. Por lo tanto, al trabajar para ayudar a los niños con progeria, tal vez hayamos descu- bierto una proteína totalmente nueva que afecta la enfermedad cardiaca y el envejecimiento en todos nosotros.

¿Cómo se diagnostica la progeria?

La mejor manera de diagnosticar la progeria es utilizando un examen clínico y pruebas genéticas. Cuando un médico sospecha que un niño tiene progeria, puede consultar con un geneticista y/o asesor genético acerca de esta posibilidad. Las pruebas genéticas en los Estados Unidos deben realizarse por medio de un laboratorio de pruebas aprobado por CLIA*. Las pruebas pueden hacerse por medio del Programa de Pruebas de Diag- nóstico de PRF, provistas sin costo alguno a las familias (consulteProgramas y servicios de PRF, sección 20). La prueba genética se hace coordinando la presentación de muestras de sangre por correo por medio de los médicos locales, desde cualquier lugar del mundo, a PRF. Una vez recibida la muestra de sangre, por lo general los resultados de la prueba se suministran en un lapso de 10 días a 4 semanas, dependiendo del grado de pruebas genéti- cas que se requieran. Se proporcionan resultados a las familias por medio de sus médicos locales, quienes pueden discutir los resultados, responder a preguntas y proporcionar un plan de cuidados para las familias en persona. PRF siempre está disponible para responder a preguntas y realizar el seguimiento.

¿Hay diferentes tipos de progeria?

Aquí nos referimos al HGPS típico o clásico como progeria. La progeria clásica es causada por un cambio genético particular en una ubicación particular del gen LMNA. Por lo tanto, cuando estamos buscando únicamente la progeria clásica, analizamos una sección del gen LMNA, y no la totalidad del gen. Existen otras enfermedades genéticas estrechamente relacionadas que se denominan “laminopatías progeroides” o “síndromes progeroides”. Estas enfermedades pueden ser más o menos graves que la progeria clásica, y típicamente son incluso más raras que el HGPS clásico. Cuando estamos buscando los síndromes progeroides, analizamos la totalidad del gen LMNA.

*Clinical Laboratory Improvement Amendments (CLIA) es un cuerpo de normativas industriales que aseguran pruebas de laboratorio de calidad.

¿La progeria es contagiosa o heredada?

El HGPS decididamente no es contagioso y por lo general no es transmitido en las familias. El cambio en el gen es casi siempre una casualidad que es extremadamente rara. Los niños con otros tipos de síndromes progeroides que no son el HGPS pueden tener enfermedades transmitidas en las famil- ias. Sin embargo, el HGPS es una mutación “autosomal dominante esporádica” – esporádica porque se trata de un cambio nuevo en dicha familia, y dominante porque sólo es necesario que cambie una copia del gen para tener el síndrome.

Para los padres que nunca han tenido un hijo con progeria, las probabilidades de tener un hijo con progeria son de 1 en 4 millones. Pero para los padres que ya han tenido un hijo con progeria, las probabilidades de que esto volviera a ocurrir es mucho más alta, aproximadamente un 2 a 3 %. ¿Por qué este aumento? Esto se debe a una afección denominada “mosaicismo”, donde un padre tiene la mutación genética en una pequeña proporción de sus células, pero no tiene progeria. El mosaicismo ocurre en un pequeño porcentaje del tiempo (2-3%) en muchas enfermedades genéticas. Si alguno de los óvulos o espermatozoides paternos tienen la mutación genética, entonces esos padres podrían tener otro hijo con progeria. Hay pruebas prenatales disponibles para buscar el cambio genético del LMNA.